¿Qué deben comer los adultos mayores para tener un envejecimiento activo?
Posted on: abril 23, 2019, by : juryr

Fuente :La Segunda Online

Una alimentación balanceada tiene una notable influencia en el envejecimiento activo, ya que interviene en la mantención, en la restauración de la salud y en reducción del riesgo de padecer enfermedades crónicas. Así lo comenta la Nutricionista-Master en Gerontología, Yolanda Aravena, miembro de la Sociedad de Geriatría y Gerontología de Chile.

En la etapa adulta mayor, la persona se muestra más vulnerable a las deficiencias nutricionales, por los cambios fisiológicos, físicos, psíquicos y sociales, de ahí la importancia de mantener una ingesta adecuada de nutrientes de acuerdo a la edad, sexo, a la actividad física que desarrolla y a las patologías presentes.

En adultos mayores con deficiencias nutritivas es frecuente señala “ver disminuida la capacidad defensiva contra las condiciones ambientales, lo que se evidencia en ocasiones con fracturas, infecciones y en la aparición de enfermedades de difícil recuperación”. Agrega que “modificando los patrones alimentarios del adulto mayor puede resultar una vida más larga y saludable, manteniendo su autonomía a más edad”, afirma.

En esta etapa de la vida, se debe hacer una distribución adecuada de los nutrientes para preservar la masa muscular, el sistema inmunológico y la función cognitiva. Asimismo, comenta la especialista “con una dieta balanceada se puede prevenir patologías como osteoporosis, anemia, enfermedades cardiovasculares, algunos cánceres en especial de mama y de colon y mantener los niveles normales de lípidos en sangre, colesterol y triglicéridos.

Por lo tanto los alimentos recomendados para ello son: productos lácteos de bajo contenido graso, alimentos proteicos de origen animal como carnes en general (preferir blancas), huevo, pescados de preferencia los grasos (salmón, jurel, atún, sardina), leguminosas, cereales integrales, frutas (preferir naranja, mandarina, pomelo, kiwi o guayaba, por su alto contenido en vitamina. C).

Pensando en esta época del año, la nutricionista recomienda incorporar aquellos alimentos “que liberan calor para aumentar la temperatura corporal, todos aquellos de mayor densidad energética como leguminosas, carbohidratos complejos (cereales integrales), fruta seca (ciruelas, descarozados en general), frutos secos (nueces, maní, almendra, pistachos, avellanas), sin restringir el consumo de los otros alimentos antes mencionados.

Otro elemento vital es el consumo de agua. Es fundamental mantenernos hidratados, ya que el agua regula el volumen celular, transporta los nutrientes, remueve los desechos y regula la temperatura corporal. Es un elemento esencial, siendo indispensable para mantener el buen funcionamiento de los riñones, evitar la deshidratación y facilitar la digestión, entre otros. En situaciones de pérdida de agua (fiebre, sudoración, diarrea), la baja ingesta de agua tiene múltiples implicancias en la mantención de la salud y el tratamiento de las enfermedades. Por último,  los líquidos deben ser proporcionados, ya sea en jugos de fruta, infusiones de hierbas, caldos de verduras, lo que no es aconsejable para hidratar es aumentar la ingesta de té por su efecto diurético.

La nutrición en los adultos mayores será uno de los temas que se abordará el próximo 26 y 27 en el XIV Congreso Nacional de Geriatría y Gerontología que pretende convertirse en un referente en los temas del adulto mayor en Chile.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *