Author: juryr

¿Qué deben comer los adultos mayores para tener un envejecimiento activo?

Fuente :La Segunda Online

Una alimentación balanceada tiene una notable influencia en el envejecimiento activo, ya que interviene en la mantención, en la restauración de la salud y en reducción del riesgo de padecer enfermedades crónicas. Así lo comenta la Nutricionista-Master en Gerontología, Yolanda Aravena, miembro de la Sociedad de Geriatría y Gerontología de Chile.

En la etapa adulta mayor, la persona se muestra más vulnerable a las deficiencias nutricionales, por los cambios fisiológicos, físicos, psíquicos y sociales, de ahí la importancia de mantener una ingesta adecuada de nutrientes de acuerdo a la edad, sexo, a la actividad física que desarrolla y a las patologías presentes.

En adultos mayores con deficiencias nutritivas es frecuente señala “ver disminuida la capacidad defensiva contra las condiciones ambientales, lo que se evidencia en ocasiones con fracturas, infecciones y en la aparición de enfermedades de difícil recuperación”. Agrega que “modificando los patrones alimentarios del adulto mayor puede resultar una vida más larga y saludable, manteniendo su autonomía a más edad”, afirma.

En esta etapa de la vida, se debe hacer una distribución adecuada de los nutrientes para preservar la masa muscular, el sistema inmunológico y la función cognitiva. Asimismo, comenta la especialista “con una dieta balanceada se puede prevenir patologías como osteoporosis, anemia, enfermedades cardiovasculares, algunos cánceres en especial de mama y de colon y mantener los niveles normales de lípidos en sangre, colesterol y triglicéridos.

Por lo tanto los alimentos recomendados para ello son: productos lácteos de bajo contenido graso, alimentos proteicos de origen animal como carnes en general (preferir blancas), huevo, pescados de preferencia los grasos (salmón, jurel, atún, sardina), leguminosas, cereales integrales, frutas (preferir naranja, mandarina, pomelo, kiwi o guayaba, por su alto contenido en vitamina. C).

Pensando en esta época del año, la nutricionista recomienda incorporar aquellos alimentos “que liberan calor para aumentar la temperatura corporal, todos aquellos de mayor densidad energética como leguminosas, carbohidratos complejos (cereales integrales), fruta seca (ciruelas, descarozados en general), frutos secos (nueces, maní, almendra, pistachos, avellanas), sin restringir el consumo de los otros alimentos antes mencionados.

Otro elemento vital es el consumo de agua. Es fundamental mantenernos hidratados, ya que el agua regula el volumen celular, transporta los nutrientes, remueve los desechos y regula la temperatura corporal. Es un elemento esencial, siendo indispensable para mantener el buen funcionamiento de los riñones, evitar la deshidratación y facilitar la digestión, entre otros. En situaciones de pérdida de agua (fiebre, sudoración, diarrea), la baja ingesta de agua tiene múltiples implicancias en la mantención de la salud y el tratamiento de las enfermedades. Por último,  los líquidos deben ser proporcionados, ya sea en jugos de fruta, infusiones de hierbas, caldos de verduras, lo que no es aconsejable para hidratar es aumentar la ingesta de té por su efecto diurético.

La nutrición en los adultos mayores será uno de los temas que se abordará el próximo 26 y 27 en el XIV Congreso Nacional de Geriatría y Gerontología que pretende convertirse en un referente en los temas del adulto mayor en Chile.

Relacionan las caídas entre los adultos mayores con la alteración del flujo sanguíneo en el cerebro

Investigadores señalan que tanto el ejercicio como el tratamiento de la hipertensión podrían ayudar

MARTES, 18 de mayo 2010 (HealthDay News/DrTango) — La presión arterial alta puede alterar el flujo sanguíneo en el cerebro y conducir a caídas entre las personas mayores, según plantea una investigación reciente.

Los hallazgos se derivan de una investigación dirigida por la Dra. Farzaneh A. Sorond del Hospital Brigham and Women’s, el Instituto de Investigación del Envejecimiento de Hebrew SeniorLife y la Facultad de medicina de la Harvard en Boston.

Sorond y sus colegas se centraron en 419 hombres y mujeres mayores de 65 años, todos los cuales se sometieron a una monitorización de la velocidad al andar y a pruebas de ultrasonido para medir el flujo sanguíneo cerebral. Todas las personas mayores y sus cuidadores informaron también sobre el número de veces que los participantes se habían caído en los dos años previos.

En la edición del 18 de mayo de Neurology, los autores informaron que las personas mayores que estaban en el 20 por ciento de los participantes que experimentaron los cambios más pequeños en el flujo sanguíneo cerebral eran 70 por ciento más propensos a sufrir caídas que los que estaban en el 20 por ciento de los que tenían los mayores cambios en el flujo sanguíneo cerebral.

En otras palabras, los que tenían la mayor tasa de flujo sanguíneo cerebral cayeron en promedio menos de una vez al año, mientras que los que tenían el menor flujo sanguíneo cayeron cerca de 1.5 veces al año.

“A los 60 años, el 85 por ciento de las personas tienen una capacidad normal para caminar”, apuntó Sorond en el comunicado de prensa. “Sin embargo, a los 85 años, apenas el 18 por ciento de las personas mayores puede caminar con normalidad”.

“Nuestros hallazgos sugieren que podría haber una nueva estrategia de prevención de caídas, tales como ejercicio diario y tratamientos para la presión arterial, ya que la presión arterial afecta el flujo sanguíneo en el cerebro y podría causar caídas”, agregó.

En Estados Unidos, las caídas accidentales son las responsables de que se produzcan 1.8 millones de visitas a las salas de emergencias cada año, y conduce a más de 16,000 muertes, apuntaron los investigadores.

healthfinder.gov

Una de cada tres mujeres mayores de 50 años sufrirá algún tipo de fractura vertebral

EUROPA PRESS

Una de cada tres mujeres mayores de 50 años sufrirá una fractura vertebral, asegura el presidente de la Sociedad Española de Investigación Ósea y Metabolismo Mineral (SEIOMM), con motivo del Día Mundial de la Osteoporosis, que tiene lugar el 20 de octubre.

De este modo, la Fundación Internacional de la Osteoporosis (IOF, por sus siglas en inglés) centra su mensaje este año en la salud ósea con el lema ‘No te inclines ante la osteoporosis’.

La osteoporosis es una enfermedad crónica que causa en España alrededor de 90.000 fracturas de cadera y 500.000 fracturas vertebrales cada año. Sin embargo, la IOF calcula que, al menos, dos tercios de las fracturas vertebrales causadas por la osteoporosis en el mundo no son reconocidas por los médicos y, por tanto, no son tratadas. A pesar de que muchas de estas fracturas causan discapacidad y dolor, muchas veces son ignoradas o diagnosticadas erróneamente como dolor de espalda debido a distensión muscular o artritis.

El doctor Manuel Sosa, catedrático de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, ha subrayado la importancia del diagnóstico precoz, al considerar que este tipo de fracturas puede, incluso, provocar que la columna se colapse y conducir a una postura anormal que producirá pérdida de estatura o insuficiencia respiratoria. Además, ha precisado que, “este tipo de fracturas son, a menudo, asintomáticas y cuando aparece el dolor, a veces, suele atribuirse a otros motivos”.

Mientras, el presidente de la Fundación Hispana de Osteoporosis y Enfermedades Metabólicas Óseas (FHOEMO), el doctor Manuel Díaz Curiel, ha explicado que los datos de la osteoporosis que revelan que, en España, esta enfermedad afecta a 3,5 millones de personas, “ponen de manifiesto la necesidad de desarrollar nuevos canales de información que ayuden a los pacientes a comprender la enfermedad y la importancia de cumplir con el tratamiento para reducir el riesgo de fractura y mantener así su calidad de vida”.
.